futuro turismo

En un mundo post-pandemia, ¿Cómo será la evolución del sector?


Luego de 5 meses de estar enfrentando esta pandemia en Colombia, aún no podemos conocer con certeza como será el futuro próximo del sector de turismo.   Las expectativas que teníamos en marzo de 2020, mes en que se presentó el primer caso de COVID 19 en el País, surgieron de modelos estadísticos y de supuestos, ya que aún no teníamos certeza de la evolución de la misma.  Básicamente, se definieron diferentes escenarios que consideraban panoramas pesimistas, realistas y optimistas, todos ellos basados en la información que se tenía de la evolución del virus en China, donde se presentaron los primeros casos de la enfermedad, pero que, en ese entonces, era una experiencia de apenas 3 meses.  Por ende, el margen de incertidumbre era muy alto.

La realidad de hoy es que, al analizar los diferentes escenarios, podemos afirmar que las predicciones mas pesimistas consideradas superaron la realidad actual.   Todas las predicciones apuntaban, en el peor de los casos, a que el pico de contagios se daría en el mes de junio, con posibilidad de rebrotes en el segundo semestre de 2020.  Ya estamos en agosto y el punto máximo aun no se alcanza, lo cual ha llevado a que hemos vivido en un estado de aislamiento por 130 días y sigue contando, pues ya este se extendió hasta el 31 de agosto de 2020.

Las pérdidas económicas son enormes y las consecuencias de la crisis, inconmensurables.  Las cifras mas pesimistas presagiaban una cifra de desempleo de 19,5 % al finalizar el año, para junio, esta cifra ya era de 19,8% (Fuente: DANE).   Uno de los sectores mas golpeados por esta crisis ha sido sin duda el de la hotelería.  La ocupación promedio de los hoteles en Colombia en el primer semestre del año 2020 fue del 15.75%, comparando con el 2019, en este mismo periodo fue del 54,45%(Fuente: COTELCO).


Aunque el gobierno nacional ha permitido desde julio de este año ejercer la actividad de hotelería en algunos municipios con bajo impacto de la epidemia bajo la autorización de las autoridades locales, la realidad es que al menos hasta el mes de septiembre de 2020 no se podrán comenzar a abrir los hoteles y aún sí esto sucediera, es prácticamente imposible prever ocupaciones mas altas sí no se reanuda el servicio de transporte aéreo primero.


¿Turistas Extranjeros, Nacionales o Corporativos?

Es indudable que el crecimiento del sector en los últimos años se ha soportado en gran medida en el flujo de visitantes extranjeros.  Para 2019, del total de turistas en Colombia, el 66% eran foráneos.   De los nacionales, el 10% fueron viajeros corporativos (Fuente: DANE)   Se espera que el flujo de turistas internacionales no se recupere hasta el 2024 (Fuente: IATA)

En cuanto al TURISMO CORPORATIVO, sí bien seguirá siendo importante, se espera que este se contraerá bastante, al menos en el mediano plazo.  Las empresas han aprendido con esta experiencia que el trabajo a distancia y el teletrabajo ofrecen economías de escala importantes, por lo cual es seguro esperar una reducción en este tipo de viajes, los cuales quedarán limitados a aquellos que sean estrictamente necesarios.

Esto nos deja en que, al menos en los próximos dos años, el TURISMO DOMÉSTICO será el mayor motor de una industria en crisis.  Este básicamente se concentrará en destinos cercanos y buscará hoteles que les ofrezca la percepción de seguridad.   Otro elemento a considerar es que la capacidad adquisitiva de los viajeros estará bastante golpeada. 


¿Que pasará con el Sector Hotelero?

Indudablemente se vendrá un reacomodo de sector, veremos que la oferta se contraerá y serán muchas las opciones de alojamiento que tristemente no van a sobrevivir a la crisis.  Es de esperar que los mas afectados sean aquellos hoteles independientes que no pudieron suplir sus necesidades de caja.  

Igualmente, podemos predecir que para aquellos viajeros de mayor capacidad económica, los hoteles reconocidos serán una mejor opción que los apartamentos que se ofrecen por plataformas como Airbnb o Homeaway.  En este punto, la confianza que genera un hotel en materia de bioseguridad difícilmente podrá ser superada por este tipo de alojamientos.  Esto seguramente traerá una disminución importante en la oferta de productos por ese tipo de plataformas, muchos de ellos de dudosa rigurosidad en el cumplimiento de los requisitos legales establecidos.

Todos los hoteles tendremos que ajustar nuestros parámetros.  Si bien es cierto que la limpieza ha sido una característica determinante de la industria, nos hemos visto en la necesidad de reforzar nuestros procedimientos de desinfección y sobre todo, de hacerlos conocer de los huéspedes. Lo que era una obligación hasta hoy, se convirtió en un argumento de marketing importante para la industria.  

De otro lado, tenemos que cambiar la imagen que hemos vendido:  El hotel como centro de actividad social.  La nueva normalidad nos tiene que llevar a entender el hotel como un lugar privado y seguro, en el cual el huésped encuentra satisfacción a sus necesidades sin riesgos y puede cohabitar con otras personas manteniendo su espacio personal seguro, sin sentirse aislado.  Es un reto complejo que implicará inversiones importantes en un momento muy complejo para disponer de capital.


¿Hoteles de Ciudad o Turismo Ecológico?

Los Hoteles de Ciudad, los cuales se han enfocado al turismo de negocios, tendrán retos muy complejos:  Ocupaciones bajas, tarifas bajas, costos altos.  Este tipo de negocios quizá será uno de los mas golpeados.  Seguramente podrán sobrevivir aquellos que puedan ofrecer la combinación de habitaciones espaciosas, servicios básicos, bioseguridad y economía.  Mezcla compleja sí tenemos en cuenta que a más área, menos rentabilidad.

Los Hoteles de Playa siempre serán una opción.  Aunque las cifras de países que ya han abierto sus puertas a este tipo de turismo son poco halagadoras, es de esperar que aquellos que puedan aguantar este embate, comiencen a ver sus huéspedes más prontamente.  Es previsible que los que primero lo hagan, sean aquellos pequeños hoteles en lugares retirados de los centros urbanos.

Es probable que los hoteles mas apetecidos en los próximos meses sean los Hoteles de Recreo relativamente cercanos a las ciudades grandes e intermedias, esperando con optimismo que puedan comenzar a operar en diciembre de 2020.  Estos son aquellos hoteles pequeños que ofrecen actividades en contacto con la naturaleza, experiencias seguras o poco riesgo de contacto.  

En la medida que estos establecimientos garanticen el cumplimiento de los protocolos de bioseguridad, seguramente serán los primeros en reactivarse.    Es de anotar que la oferta de este tipo de alojamientos se ha venido incrementando desde algunos años atrás y hoy existen productos de todo tipo y precio. 

Esperemos eso sí, que muchas de estas iniciativas no hayan sucumbido a esta crisis.  Los que lograron aguantar, probablemente tendrán un futuro mas despejado; no solamente ofrecen lo que la gente va a buscar, sino que al tratarse de hoteles pequeños y exclusivos, tienen mayor posibilidad de mantener el nivel de tarifas que venían ofreciendo hasta principios de este negro 2020.

Comments are closed.